Date un capricho creativo, mímate.

Ser CREATIVO es ser amigable, con los demás y con uno mismo.

Darse un capricho es festejar que algo nos atrae tanto que deseamos tenerlo.

¡Qué mejor que poseer una pieza única hecha por ti!

Sea cual sea tu afición creativa, lánzate a ella y date el gustazo de crearte tu propio capricho.

Si nos mimamos así, creativamente, mimamos nuestra capacidad de crear y ella nos lo agradece aportándonos más momentos de inspiración.

«Somos revoltosos, somos caprichosos y nos gusta sentirnos realizados a nuestro modo».

Anótate un tanto y disfruta de cada nueva experiencia infinita… que tú puedes propiciarte, también ¡en forma de capricho! 😉

La CREATIVIDAD libera lo que no se conoce todavía.